La torre del amor y la torre de la muerte

Estamos en Teruel, la ciudad de amores mortales (e inmortales). Mortales porque suelen acabar como el rosario de la Aurora, e inmortales porque gracias estos finales trágicos permanecen en la memoria del pueblo eternamente.
En este viaje no vamos visitaremos a sus famosos amantes, aunque vamos a conocer a un trío cuyo terrible final no tiene nada que envidiar al de los inmortales Isabel y Diego. Para ello, subamos a unas hermosas torres mudéjares desde las que contemplar no solo la ciudad, sino también el paso de los siglos y el gorgoteo de sus leyendas.
Sobrevolemos el tiempo hasta el siglo XIV, y contemplemos como dos torres bellas torres mudéjares comienzan a levantarse por encima de los tejados de Teruel. Sus constructores son dos jóvenes alarifes, Omar y Abdalá, dos amigos a los que un mal djinn hizo enamorase de la misma mujer, la hermosa Zoraida.
El padre de la joven decide que su hija será para aquel que antes termine su torre de manera perfecta, y los dos amigos comienzan a trabajar a marchas forzadas, movidos por el resorte del amor, el más poderoso del mundo.
Día y noche se escucha el repiqueteo de las herramientas de los obreros, hasta que finalmente Omar termina el primero, y henchido de felicidad, descubre ante toda la ciudad su obra maestra: la torre de San Martín.

torre de san martin teruel 970014_edited
Torre de San Martín, en Teruel

Sin embargo, su orgullo dura poco. Al instante, y nada más descubrir el edificio, observa que la torre se encuentra ligeramente inclinada. Herido en su orgullo e incapaz de vivir sin el amor de Zoraida, sube a lo más alto de su torre y se arroja desde ella.
El joven Abdalá, aunque dolido por la muerte del que había sido su amigo, consigue terminar, algo más tarde, su torre perfecta, la que más tarde se llamaría Torre de El Salvador, y se casa con la bella Zoraida.

torre del Salvador teruel 970026_edited
Torre de San Salvador, Teruel

Pero cuentan en los callejones turolenses que nunca llegaron a ser completamente felices, porque el triste recuerdo del desgraciado Omar ensombreció para siempre la luz del matrimonio.

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s