La gruta de Hércules

 

Observo desde el interior de la tierra como el sol se hunde en el mar y parece que el agua hierve con sus últimos rayos. Descubro que el relieve que forma la entrada de la gruta es el mapa de áfrica invertido. Estamos en Tánger. Se respira África.

Cuevas de Hercules Marruecos 92 010_edited

Justo al pedazo de mar que se extiende a mis pies llegó Hércules tras un largo viaje. Volvía de robar las manzanas de oro del Jardín de las Hespérides, acalorado y cansado, y quiso refrescarse en este rincón del océano atlántico.

Poco duró es descanso del guerrero, porque apareció un temible gigante llamado Anteo. Anteo desafiaba y asesinaba a todo aquél que atravesaba sus dominios, porque había hecho el macabro voto de construir un templo a Poseidón con cráneos humanos. De este modo retó también a Hércules, quien consiguió derribarlo tres veces, pero en vano, pues la Gea, su madre, reanimaba sus fuerzas cada vez que el gigante caía sobre la tierra. Hércules no tardó en percatarse, y levantándolo en el aire para impedirle recibir el aliento de su madre, logró asfixiarlo.

Hércules siguió disfrutando de su baño hasta que escuchó a una mujer llorar lastimeramente. Era Tinga, esposa de Anteo, quien entre lágrimas le preguntó si había visto a su marido, a lo que el héroe contestó que sí, que había luchado con él y había ganado.

Hércules no tardó en enamorarse de la belleza de Tinga, y la solicitó en matrimonio. Ella le respondió que sí, pero que primero tendría que hacer algo como prueba de amor. Entonces Hércules le ofreció el saco de manzanas de oro, pero ella lo rechazó. El regalo que ella quería era que trajera hasta el Atlántico el agua cálida del Mediterráneo- Hércules entonces puso un pie en cada extremo y haciendo un gran esfuerzo separó los continentes de África y Europa, creando el estrecho de Gibraltar, donde se abrazan fundiéndose las aguas cálidas del mar mediterráneo con las frías del océano atlántico.

De esta leyenda y de la bella Tinga deriva el nombre de la ciudad de Tánger, donde el mito afirma que Anteo habría sido sepultado en un túmulo de tierra antropomorfo. Y aún se afirmaba que si se retiraba tierra de esa tumba comenzaría a llover y no pararía hasta que el agujero fuese tapado. Cuentan que Sertorio hizo abrir el sarcófago en el que se suponía que estaban los huesos de Anteo y, al encontrar huesos de un tamaño descomunal, ordenó horrorizado que volviesen a cubrirlo con tierra.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s