La columna del infierno

 

Cuentan que en uno de los lugares más sagrados del mundo una columna surge del mismísimo infierno. Y hemos ido a buscarla.

Cuando te sumerjas en el reino mágico de luces y sombras que es la Mezquita de Córdoba, deja que tus sentidos se impregnen de la belleza de lo sagrado. Intérnate en el bosque de columnas de mármol y granito, bajo el cielo de arcadas y arabescos, y deambula sin prisa ni objetivo. Cuando encuentres un gigante emergiendo de un muro, detente.

Un enorme lienzo que representa a San Cristobal (y que también tiene leyenda de vírgenes escondidas y deseos cumplidos) marca el lugar maldito. San Cristobalón, el coloso que sirvió al mismísimo Satanás, señala con su gigantesca presencia la cercanía de una columna extraña, que destaca entre todas las demás.
Afila tus sentidos en el clarosocuro de este bosque de piedra.

IMG_2884_edited_edited_edited

Mírala atentamente. Esta columna no es lisa, como el resto, sino salomónicamente retorcida. No es blanca, sino negra, y es fácilmente reconocible porque está cubierta por un tubo de metacrilato que la preserva.

No puedes tocarla. Observa con atención y verás que, bajo la protección trasparente, la columna presenta un acusado desgaste en forma de surcos y huecos realizado por manos humanas. Una erosión causada por la costumbre de arañarla con maravedís, reales o pesetas, porque afirma el pueblo que cuando se frota la columna, se desprende un olor a azufre que solo puede provenir del mismísimo infierno en el que hunde sus raíces invisibles.

Huélela. A veces, si tenemos la suerte de quedarnos a solas un instante junto a ella, y aspiramos con fuerza y abrimos los pulmones, todavía se aprecian los efluvios diabólicos que parecen emanar directamente del averno.

Escúchala. Porque si permaneces en silencio y el trasiego de visitantes se detiene un instante, cuentan que pueden oírse miles de pezuñas que corretean por dentro, y un regocijo tenue y burlón que emerge del averno y que se une, en ocasiones, a la risa avarienta de los mercaderes del templo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s